Bienestar animal y salud: por un uso racional de los recursos

Autor Euronit Fecha 30-03-2020

Agrícola

En anteriores entregas, hemos analizado de qué manera pueden afectar a la salud y el bienestar del ganado unas instalaciones inadecuadas y una ventilación deficiente. A continuación, vamos a ver cómo todo esto está relacionado con otras cuestiones de actualidad hoy en día, como es el uso racional de los recursos en general y de los medicamentos en particular.

 

Es evidente que los animales alojados adecuadamente padecerán menos enfermedades y tendrán un mayor bienestar. Existen ya aplicaciones, como el Proyecto Prohealth, que partiendo de un análisis de tipo Big Data de diferentes parámetros indicativos de las condiciones ambientales de una nave (temperatura, humedad relativa, concentración de CO2, etc.), pueden predecir en qué momento enfermarán los animales, lo cual permite adelantarse y tomar las medidas preventivas oportunas, para que los daños sean los menos posible.

De esta manera no solo se consigue reducir las pérdidas económicas por bajas, menor rendimiento, etc., sino que además se limita el uso de medicamentos veterinarios. Y esto es muy importante, especialmente en el caso de los antibióticos, no solo por una cuestión de salud animal, sino porque también afecta a la de las personas.

Resistencias antibióticas

Como es bien sabido, el aumento de las resistencias de las bacterias a los antibióticos ha planteado un serio desafío a la medicina humana y veterinaria, poniendo en riesgo la salud futura de personas y animales. En este sentido, se han establecido estrictas medidas para salvaguardar al máximo la eficacia de nuestro arsenal terapéutico y aislar a las bacterias multiresistentes. Una de las estrategias adoptadas es el uso racional de antibióticos que se rige por la norma “tan poco como sea posible, tanto como sea necesario”.

Como beneficio adicional, otra ventaja añadida al uso racional de los medicamentos es ofrecer una mayor seguridad alimentaria, calidad e imagen de los productos de origen animal.

El concepto “Una salud”

Cada vez se está extendiendo más el concepto de “Una salud” o lo que es lo mismo, la colaboración de múltiples disciplinas que trabajan conjuntamente para lograr una salud óptima para las personas, los animales y también el medio ambiente.

Ni que decir tiene que, en estos tiempos de pandemia de Coronavirus, una enfermedad que se ha transmitido desde los animales a las personas, que esta estrategia de salud cobra especial relevancia.

Economía sostenible

Y siguiendo en esta línea argumental de los retos de la ganadería actual y para terminar de cerrar el círculo, esta actividad debe ser económica y medioambientalmente sostenible. Para ello señalar que los animales sanos requieren menos recursos (alimento, agua, energía y uso de la tierra), lo cual implica un ahorro económico y una reducción de las emisiones en un 30 %.

Trabajando con base en estos postulados, el sector ganadero puede proveer a la sociedad de productos de calidad, sanos y seguros.

 

La limitación en el uso de medicamentos veterinarios no solo es una cuestión de salud animal, sino que también afecta a la de las personas.