Ventajas de las cubiertas de fibrocemento frente a los factores ambientales

Autor Euronit Fecha 30-10-2019

Agrícola

Además de ser un material que destaca por su carácter moldeable y versátil, lo que le convierte en una solución ideal para diversas aplicaciones (revestimientos, fachadas, cubiertas), el fibrocemento posee una cualidad de gran relevancia en construcciones ganaderas: su resistencia frente a los factores ambientales.

Fabricado a base de cemento, agua y fibras naturales y sintéticas, el fibrocemento destaca por su gran desempeño en los diferentes ambientes e incluso ante variaciones bruscas de temperatura e inclemencias del tiempo, conservándose siempre en perfectas condiciones.

Frente a las elevadas temperaturas, una cubierta de fibrocemento hace valer su baja transmitancia térmica, por lo que no acumula calor ni lo transmite a la estructura del edificio. Igual de importante es su carácter transpirable, que mantiene a un nivel moderado la temperatura de la cubierta y no genera condensaciones (humedad).

De hecho, frente al frío, la humedad o las precipitaciones, el fibrocemento, totalmente impermeable, actúa de manera similar el tejido Gore-Tex: deja salir la humedad pero impide la entrada. Estas cubiertas absorben humedad cuando llueve y la van soltando con el calor.

Estos materiales tienen, además, una baja huella de carbono, están fabricados a partir de materias primas locales y de manera sostenible. Aparte de a factores ambientales moderados o agresivos, las cubiertas de fibrocemento también son resistentes al fuego, a los hongos y a los insectos.

Sin duda, la mejor elección para una explotación ganadera.